Category Archives: A

Agaricus silvaticus

Champiñon buen comestible. Rubescentes, enrojece al roce o al corte. Tamaño medio. Sabor y olor débilmente fúngico. Suele aparecer en primavera y principios de otoño en claros de bosques de roble y  también en coniferas y caducifolios.

Agaricus silvicola

Champiñon buen comestible. Flavescentes, amarillea al roce. Talla media-grande. Desprende fuerte olor a anís. Lo encontramos en bosques diversos, en claros y zonas herbosas o en el propio humus, bajo las copas de los árboles, tanto en primavera como en otoño.

Agaricus xanthodermus

Seta tóxica. De los pocos champiñones tóxicos, característico por el intenso amarilleamiento al frotamiento en todas sus partes y su olor fuerte y desagradable al frotamiento y en la cocción. Pie alargado, cilíndrico, con anillo doble y bulbo en la base, pero sin volva. Carne blanca y delgada, con desagradable olor a fenol, tinta u orín (más pronunciado con calor). Mal sabor. Espacios abiertos con cobertura herbácea abonada. Otoño, a veces en primavera.

Agrocybe aegerita

Seta de chopo. Talla mediana a pequeña. Olor a harina o ligeramente acido. Lignícola, crece en tocones de choperas, sauces y otros árboles de ribera (sobre todo viejos), a los que parasita.

Aleuria aurantia

Comestible baja calidad. olor agradable y sabor insípido. La encontramos en otoño en caminos y bosques abiertos, sobre todo pinares. Abunda en zonas húmedas, donde haya estiércol de ganado.

Amanita battarrae

Amanita comestible con precauciones. Carne pálida, inodora e insabora. La encontramos en Otoño, en zonas boscosas y arboladas. Suelos ácidos. Especie no común y poco conocida.

Amanita boudieri

Amanita comestible, pero comparte habitat y temporada con A. Verna (mortal). Carne blanca, compacta. Ligero olor y sabor.  Se encuentra en bosques arenosos de clima mediterráneo, dehesa, encina, alcornoque con jara e incluso con pino. Es tanto de Otoño o Primavera. Crece semienterrada sola o en grupo pequeño. Especie rara.

Amanita caesarea

Amanita excelente comestible. Carne blanca, cerrada, de olor suave y agradable. Sabor dulce, recuerda a la nuez. La encontramos en claros soleados y zonas orientadas al sur de bosques de frondosas: roble, encina, haya, castaño. También en matorral Mediterráneo. Aparece a principios de otoño y a veces en primavera.

Amanita ceciliae

Amanita comestible previa cocción. Se encuentra en bosques mediterráneos de encinas, alcornoques y diversas especies de jaras. Es una especie escasa. Suele salir en otoño. Micorriza en simbiosis con encinas, alcornoques y jaras.

Amanita citrina

Amanita no comestible, peligrosa por su parecido a la Amanita phalloides. Olor desagradable, a peladura de patata. La encontramos en bosques caducifolios, encinares, robledales e incluso pinares. Termófila, climas templados. Desde principios de otoño.

Copyrights © 2018 Mairei Asociación Micológica del Estrecho. Todos los derechos reservados.